Publicado el 06/10/2014 en Arte Mítico |

Los amuletos de la suerte han sido utilizados por la humanidad desde sus albores, buscando con ellos fortuna, protección, fuerza y felicidad principalmente.

A lo largo de la historia, el hombre ha buscado símbolos que le permitan acceder a la buena suerte y a otros dones, mediante la creación de amuletos.

En la prehistoria los amuletos de la buena suerte consisten en puntas de flecha o cuentas de colores, con una interesante simbología de fuerza, protección y por supuesto suerte.

En la antigüedad, ya los textos de los sumerios nos hablan de amuletos para atraer la suerte, siendo las primeras referencias escritas de este tipo de protección. Las culturas que surgen alrededor suyo como los egipcios utilizan escarabajos y otros elementos principalmente en turquesa como amuletos de la suerte.

amuleto de la suerte

En las culturas clásicas, griegos y especialmente romanos, hay una obsesión y una serie de amuletos destinados a cómo quitar el mal de ojo y a proveer buena suerte a sus propietarios. Con la llegada del cristianismo, las costumbres se adaptan a la nueva religión y siguen muy presentes los amuletos de la suerte y los de cómo quitar el mal de ojo, en forma de ángeles, cruces, etc… fabricados en todo tipo de minerales y piedras semipreciosas.

En Oriente, principalmente en China y la India, se utilizan desde muy antiguo los minerales y las piedras semipreciosas como amuletos de la suerte.

En China los amuletos de la suerte consisten principalmente en dragones fabricados en piedras semipreciosas tales como jades, ojos de tigre, ónix y amatistas, que además de funcionar como amuletos, sirven para atraer la fertilidad o como símbolo de fuerza o protección.

En la India hay una profusión también de talismanes de la suerte fabricados con minerales y piedras semipreciosas que siguen unas formas muy concretas, con formas principalmente de animales que se encuentran allí, como por ejemplo elefantes, generalmente con las trompas levantadas con un simbolismo de suerte, felicidad y fertilidad.

El budismo, está muy presente en estas dos zonas desde la antigüedad, aunque actualmente se encuentre más asentado en China y el sudeste asiático.

Tiene un fuerte componente animista y existen cientos de tipos de amuletos de la suerte entre los que destacan los camafeos de buda y los lotos, símbolos de la religión, fabricados con todo tipo de minerales y piedras semipreciosas. Existen además amuletos orientados a cómo quitar el mal de ojo.

amuletos de la suerte

En las culturas africanas también existen talismanes de la suerte, conformados por diversas piedras semipreciosas, tales como ojos de tigre, ónices, jades, turmalinas y cuarzos, todos ellos en forma de cuentas, animales o puntas de flecha.

En América los amuletos de la suerte están realizados en minerales y piedras semipreciosas tales como cuarzo y obsidiana principalmente. Las religiones tradicionales en mesoamérica tienen un componente esencialmente animista y por ello hay una profusión de figurillas de animales típicos de la región con incrustaciones de diversos tipos de minerales, cuentas de collar y conchas.

Finalmente podríamos concluir que el ser humano ha buscado desde sus orígenes obtener buena suerte u otros dones mediante la creación de amuletos, que se utilizan como contenedores o receptáculos de la suerte, fertilidad, fuerza etc… buscando también una perpetuidad y usando materiales que tengan una permanencia en el tiempo y/o supuestos poderes mágicos, dando una gran importancia a los minerales y piedras semipreciosas, no sólo por su belleza sino también por su durabilidad.