Publicado el 03/04/2014 en Minerales |

Principios fundamentales de la Gemoterapia

Los minerales, en especial el cuarzo, son dotados de vibraciones muy intensas a nivel molecular. Esa vibración por medio de la resonancia actúa sobre la vibración de otros cuerpos, y las modifican cuando son vibraciones en desequilibrio.

O sea: la función de los distintos cristales y minerales, es actuar sobre la energía en que la persona esta envuelta, o sobre el centro energético alterado, para restablecer la armonía y el equilibrio natural perdido.

La Gemoterapia utiliza los minerales, cristales y piedras preciosas para sanar el cuerpo energético, con eso los minerales logran equilibrar, armonizar, proteger, y aportar claridad mental. Los minerales funcionan como generadores y canalizadores de energía optimizada para la curación.

Las piedras y gemas que serán utilizadas para terapia deben ser naturales, provenientes de la naturaleza. Es decir, para la gemoterapia las piedras de laboratorio, o reestructuradas no son indicadas.

Los minerales naturales son como los seres vivos, llenos de energía, son dotados de memoria y cualidades individuales, se puede decir que son únicos y con personalidad propia.

Los minerales crecen y se desarrollan durante millones de años, así que no somos testigos de sus alteraciones, lo que nos lleva a creer que las piedras y cristales son estáticas y sin energía ya que simple vista parecen inmutables.

Cuando se van a utilizar los minerales para la gemoterapia se deben llevar en cuenta  aspectos tales como la carga energética de la piedra, o sea su memoria, y por lo tanto se debe hacer un trabajo de limpieza y reprogramación, en especial si estos minerales han pasado por un proceso de pulimento o tallado, o cualquier intervención que hayan pasado.

En la naturaleza encontramos minerales de varias formas: Geodas, puntas, hexagonales, con facetas, amorfos,  pero el hombre les cambia su forma con la finalidad de aumentar su belleza, su poder,  o darle una aprovechamiento específico.

Las formas de los minerales interfieren en la manera que estos canalizan la energía, así que podemos utilizar distintos minerales de diferentes formas para distintas finalidades.

A ejemplo de eso podemos señalar las esferas de minerales que agrandan su energía en todas las direcciones, son muy indicadas para la visualización energética y para tener acceso a la información oculta de la psiquis, ayudan a ver el que está oculto o el que no se quiere ver.

Las varas de minerales biterminadas, llevan la energía de un punto a otro, sirven de conectoras y estimulan el flujo energético.

Las varas de una sola punta, son indicadas para tratar un sitio localizado y muy puntual. También sirven como complemento para Do In y acupuntura.

Hay otros aspectos de gran importancia que deben ser levados en cuenta cuando usamos los minerales, como el color y calidades químicas y físicas que más adelante estaremos analizando.